Admirable Fuerza de Voluntad

Hoy me gustaría hablaros de la Fuerza de Voluntad, y ésta vez no de la mía, sino la de alguien que he conocido hace poco y que me llama a la admiración.

No diré su nombre por confidencialidad, sólo destacaré de esta persona su grandeza, humildad y cultura, buena mezcla para su querer seguir, amar y reconquistar rincones perdidos que avivaron su corazón. A cambio, sólo parece pedir ser querida, acariciada con una pluma de alma que alivie sus profundas heridas y su constante dolor nivelando así su dulzura a valores saludables que le hagan sentir bien, le hagan estar en paz, sin desvelos por lo cotidiano y sin sobresaltos extraordinarios. Y para ello, para estar lo más cerca posible de todo ésto que os detallo se apoya en una una Fuerza de Voluntad destacable. Se acerca a ese concepto de VIVE VIDA del que tanto hablo, porque todos tenemos circunstancias, las nuestras, las cuales ciertos días son un mundo y otros días son impulso para evolucionar hacia el crecimiento personal.

La Fuerza de Voluntad es la capacidad de resistirse al impulso conscientemente de necesidades interiores y ser capaces de controlarlas y encaminarlas hacia una movimiento que nos llevará a nuestro objetivo con resultado a corto plazo, esos mini objetivos a corto plazo, sin duda nos llevará en la mayoría de ocasiones a uno mayor. Significa: esfuerzo, valor, arrojo, iniciativa, decisión, y es un gran acto de amor para nosotros mismos y para los que ese esfuerzo beneficie de algún modo. Los metafísicos dicen: «que nace de nuestra propia decisión», y añado la de seguir o no seguir, la de hacer o no hacer, la de conseguir o no conseguir. En la toma de esa decisión nace la opción de conseguir nuestros objetivos, logros y sueños desde un punto de vista como siempre digo real, en la consecución de los hábitos se encuentra el camino que nos lleva a ellos.

Tratemos con cariño a nuestra Fuerza de Voluntad, démosle la importancia tan extraordinaria que tiene. La Fuerza de Voluntad es batuta que orquesta nuestros movimientos y nuestro instinto de supervivencia la letra de nuestras canciones, aquellas que escuchamos una y otra vez. Y desde ahí esta persona de la que os hablo saca sus fuerzas para que la voluntad de seguir, de VIVE VIDA y de caminar por la vida con la cabeza alta sea un hecho.