Escucha Activa.

Escucha Activa y su alta importancia en Coaching

En mi blog anterior hice mención al Coaching Personal como alternativa en la consecución de objetivos cuando necesitamos ese impulso, confiar más en nosotros mismos para llegar allí donde, desde un análisis real, deseamos y que por sí solos no terminamos de tocar la meta.
Hay varios aspectos muy importantes e imprescindibles para que el proceso tenga éxito, uno que sea un objetivo específico, medible, alcanzable, real y posible en el tiempo, y para ello indispensable herramientas como SMART(Specific, Measurable, Available, Realistic, Temporary), de la que próximamente escribiré. Y el otro aspecto IMPORTANTISIMO, y eso va por parte del Coach y no hay duda de ello es LA ESCUCHA ACTIVA, aunque yo diría que esa escucha activa hace mucho más productivo el proceso si es bidireccional respecto al Coachee.
¿En qué consiste para mí la escucha activa? Es parar por un momento antes de cada sesión, extraerte de ti y que lo único que importe en las próximas 2 horas sea tu Coachee, la persona a la que acompañamos.
Es recibirlo en esa primera o dos primeras sesiones mostrándole espacio y tiempo para expresarse, comunicarse, saber que tus sentidos están a disposición de la ayuda hacia él o ella. Y poder absorber desde esa escucha la máxima información de calidad posible para conocerle mejor y poder detectar su potencial, sus creencias paralizante y sus inseguridades.
Escuchar activamente es no dejar de escuchar ni cuando tú como Coach hablas, porque la persona que tienes en frente no para en ningún momento de emitir información y sensaciones que ayudan a esa recopilación de información.

Y no sólo en el Coaching, en nuestro día a día…aveces cuando alguien se acerca para decirnos, estoy cansado de todo el día o no tengo ganas de hablar y apenas le sale una sonrisa, igual tenemos que escuchar más su tono de voz que lo que dice, hay personas que incluso con esas palabras nos dicen a gritos silenciosos…

Dice el Libro Blanco del Coaching de ASESCO, página 53-54, punto 5.1.4:

Como dice el Libro Blanco del Coaching:

La ESCUCHA ACTIVA «marca la diferencia».