¿Qué tal te llevas contigo mismo?

Teniendo en cuenta que siempre estamos con nosotros, desde que nacemos, a todas horas y en todo momento es interesante saber si eres tu mejor aliado o tu peor enemigo.

Es verdad que dependiendo de la edad y el momento sintonizamos mejor o peor con nosotros. Pero a cierta edad ya no hay excusa, ya tenemos las cartas boca arriba y sabemos lo que nos jugamos si no nos queremos bien, es ganar en tu vida o desgastarte. Ganar buenos ratos, verte bonito, rejuvenecer en cierto modo a pesar del tiempo, calidad de vida contigo y las personas que te importan; o por el contrario malgastar tiempo y malgastarte a ti mismo, alejarte de lugares que son buenos para ti o acercarte a otros que pueden destruirte. Monstruos propios internos que te martirizan exigiendo de ti lo que no puedes o no tiene sentido o no dejándote ver lo que vales. Incluso externos que te acechan para dejar de ser tu mismo o sólo dejando paso a la versión más incomoda de ti que puedes tener.

Entonces… ¿qué tal te llevas contigo mismo?

Elegir rodearte de personas que suman en tu vida y te la hacen más amable, incluye que tú también sumes y seas amable contigo. No insistir en opciones irreales o imposibles. Aprovecha el tiempo, sea la estación del año que sea y en lugares agradables donde puedas sentarte a estar contigo, reflexiona, pregúntate y reencuéntrate contigo alimentándote de tu mejor versión, aquella que te acaricia, te lleva a estar bien y te potencia. Pregúntate, conócete de verdad, sólo así sacarás tu mejor tú. Y si no te encuentras, como siempre digo, levanta la mano, porque no digo que así no se pase por baches o momentos difíciles, digo que te conozcas y convivas con tu mejor versión. La vida es para vivirla y poner de nuestra parte para que eso sea posible y conocerse es una ventaja. Si te sientes perdido el Coaching Personal es una herramienta muy útil para conocerte y marcarte objetivos, te invito a ello.

¿Qué tal te llevas contigo mismo? Aliméntate de tu mejor versión.